La hostelería de Russafa prevé facturar un 82,8% de media de lo que facturó en 2019 durante la semana fallera

ruzafa hostelería

El 87,1% de las pymes hosteleras y del ocio del barrio de Russafa considera que la celebración de las Fallas puede significar el esperado punto de inflexión de la pandemia y el principio de la recuperación de la normalidad en su actividad, pese a que el volumen de negocio se sitúa aún por debajo del de 2019.  De hecho, prevén facturar un 82,8% de media de lo que facturaron hace dos años durante la semana grande fallera.

Así se desprende de los datos recopilados por la Asociación por una Hostelería Responsable en Russafa (Al Balansí) entre diferentes bares, restaurantes, pubs y discotecas de la zona recogidos en el estudio de perspectivas económicas para las fiestas josefinas de este año.

Más concretamente, prevén que la facturación media durante la semana fallera sea un 17,2% menor que la de 2019 y comparada con la de todo el mes marzo de hace dos años sea un 24,4 menor. Así, el 58,06% de los establecimientos encuestados esperan facturar menos, un 32,26 señalan que lo mismo y sólo un 6,45% prevé facturar un 53% más que hace dos años.

Otro dato que revela la encuesta es la importancia de las Fallas para el sector en uno de los barrios con más tradición y actividad fallera de la ciudad, ya que antes del Covid la facturación durante la semana grande, en comparación con una semana normal, llegaba incluso a quintuplicarse en algunos casos.

Las expectativas de los bares, mejores que la de locales de ocio

Por tipología de establecimiento, los bares y restaurantes encuestados prevén facturar un 14,6% menos durante la semana fallera y un 21,97% menos durante el mes de marzo en comparación con 2019. Los datos sobre actividad económica son un poco menos positivos para los empresarios de los locales de ocio nocturno, según la encuesta. Sus previsiones de facturación con respecto a las de 2019 son de un 28% menos durante el mes de marzo y un 24% menos durante la semana de Fallas. Esta diferencia la achacan a que sobre el ocio nocturno aún pesan las restricciones con el uso de la mascarilla obligatoria en interiores y solo poder consumir en barra o mesa.

No obstante, desde Al Balansí se muestran optimistas, a la vez que cautos, ya que, tras dos años con duras restricciones, una sexta ola devastadora, la incertidumbre económica provocada por la crisis de Ucrania y con la mirada puesta en el cielo, ante las previsiones meteorológicas, consideran que los datos no son malos. No obstante, incluso el 80,65 de las pymes preguntadas prevén aumentar la plantilla durante la semana grande en 1,8 trabajadores.

Precisamente son los locales de ocio los que más aumentarán su personal, con un refuerzo de media de 2,7 de trabajadores, muchos de ellos para realizar labores de mediación y controlar el entorno de su local, frente al 1,8 de los bares y restaurantes.

Perfil del cliente

La encuesta también analiza el perfil de público que acude a los establecimientos del barrio durante Fallas. Se trata de personas de una media de edad de 37 años y con un gasto medio de 16,6 euros por persona.

Con más detalle, la edad media de los clientes baja a los 32 años en el caso de los locales de ocio, frente a los 39 de los bares y restaurantes. Respecto al ticket medio de consumo, también hay una diferencia entre el de los locales de ocio, 15 euros por persona, y el de bares y restaurantes, que lo cifran en 19,6 euros.

Sobre el origen, el público que reciben los hosteleros y los locales de ocio del barrio, procede, mayoritariamente, de diferentes barrios de la ciudad y de otros municipios de la provincia de Valencia, en un 63,12% de los casos, y uno de cada tres son turistas de otras provincias de la comunidad valenciana, del resto de España y de origen internacional.

¡Síguenos en Facebook y Twitter para mantenerte al día!