¿Por qué ‘Invisibles’, de Gracia Querejeta, es una película necesaria?

Invisibles, nueva película de Gracia Querejeta

Con ‘Invisibles‘, la nueva película de Gracia Querejeta, las nuevas generaciones pueden entender de una manera más razonable a sus madres, tías o abuelas. Es una manera de infiltrarse en una conversación sin que sepan que estás ahí. De esta manera te enteras de cuáles pueden ser las principales preocupaciones de las mujeres cuando llegan a los 50.

El cambio físico, los problemas laborales, las relaciones de pareja, las relaciones familiares… Todo ello aparece representado por alguna de las tres protagonistas. Poco a poco te vas adentrando y vas conociendo los entresijos que esconden cada una de ellas. Está rodada, en localizaciones de Cáceres, de tal forma que parece que las acompañes cada jueves cuando salen a andar. Tú lo haces desde la butaca, pero sin perder detalle de lo que se van contando unas a otras.

En este viaje repleto de conversaciones entre Elsa (Emma Suárez), Amelia (Nathalie Poza) y Julia (Adriana Ozores) iremos conociendo la forma que tienen de afrontar sus respectivos problemas. Lo harán bajo el guion original escrito por la directora, Gracia Querejeta, y Antonio Mercero.

Para darle forma a la cinta no ha sido necesario trasladarle al espectador lo que sucede el resto del tiempo. Mediante, situaciones en off, como definió la propia directora, van sucediendo los acontecimientos que luego se van trasladando unas a otras. Es ahí donde se refleja mejor el miedo a contarles la verdad de cómo les va en la vida.

Emma Suárez, Gracia Querejeta y Adriana Ozores - Invisibles

Emma Suárez, Gracia Querejeta y Adriana Ozores, en el preestreno de ‘Invisibles’ en los cines Lys / Uiso Crespo

¿Para qué nos puede servir ‘Invisibles’, de Querejeta?

Conocer mejor a las madres

A los que pertenecemos a la generación millennial nos puede servir para comprender mejor las conversaciones de nuestras madres. Es una forma de adentrarte en su mundo sin que sepan que estás ahí. De esta manera vas viendo sus principales preocupaciones y cómo las afrontan. “Esos paseos son una manera de expresar todos sus miedos y sus angustias, aunque hay cosas que les cuestan contar”, asegura Gracia Querejeta a CulturaCV.

Identificarse con alguna situación de los personajes

Elsa vive para trabajar, no cree en el compromiso sentimental. Amelia es una inocente vendedora de plantas que acumula dos divorcios y una tormentosa relación con la hija de su última pareja. Por su parte, Julia es una profesora de matemáticas de instituto que ha ido perdiendo la fe en la sociedad y cada vez se siente más pesimista ante la vida.

Como se puede apreciar son mujeres completamente diferentes que se sienten invisibles. Ven que ya no las miran como antes, que no las valoran cómo se merecen por el simple hecho de haber envejecido. Se sienten víctimas del sistema que las ha llevado a perder la creatividad que tenían en el pasado, o eso se puede llegar a pensar.

Conflictos laborales a los 50

Elsa ve como un compañero suyo del trabajo ha ascendido de puesto mereciéndolo menos que ella. Ahí se refleja una clara situación de machismo laboral. Por otro lado, también aparece un personaje secundario que habla del miedo a contarle a sus hijos que le han despedido. Esta situación pone en valor la responsabilidad que sienten los padres y las madres al cuidar de sus hijos y que ellos les vean como referentes.

Julia también traslada sus inseguridades como profesora, teniendo alumnos en plena adolescencia con todo lo que ello conlleva.

Tres aspectos que no convencen

Demasiado diálogo

El largometraje está marcado por el peso de las conversaciones que obligaban al espectador a estar pendiente de cada frase. Apenas hay silencios ni música que acompañe a las protagonistas. Si bien, por momentos tiendes a olvidarte de que estás viendo una película porque de alguna forma sientes que formas parte de esa historia.

Las protagonistas parece que vivan varias vidas

A lo largo de la trama las protagonistas hablan, en algún momento, sobre los principales temas de la sociedad. No se dejan prácticamente ninguno. Por eso cuesta creer que una persona en apenas dos meses pueda vivir tantas experiencias. Este hecho le resta credibilidad a las tres.

Ausencia masculina

Gracia Querejeta nos contó, en los cines Lys, que la película estaba planteada para que todo girase en torno a las tres mujeres protagonistas. “En eso hemos sido inflexibles, esa era la puesta de la película. Antes de empezarla, Emma (Suárez) en uno de los ensayos me dijo: ‘¿Quién hace de mi jefe?’. Le dije que su jefe no salía. Por eso se lleva un retrato vivo de esos personajes que no aparecen”.

De esta manera no deja que los hombres puedan hablar y decir lo que piensan. Es cierto que a lo largo de la historia ha sido a la inversa, pero resulta extraño que una película sobre esta temática se estrene el 6 de marzo, próxima al Día Internacional de la Mujer, y no refleje la igualdad. Con respecto a ello, Gracia Querejeta aseguró que la fecha del estreno es pura coincidencia.

Coincidencia a no, puede resultar una película interesante para comprender mejor a las mujeres de 50 años.