La cultura: fuente incesante de entretenimiento

cultura entretenimiento

Si pensamos en entretenimiento, las ideas que se nos vienen a la mente pueden ser infinitas. Sin lugar a duda, la industria del entretenimiento es una de las más diversas, y ofrece opciones para todos los gustos y edades.

Desde un programa de televisión, a las distintas redes sociales, o plataformas de juegos como casino.betfair.es/, son todas opciones que están a disposición en los momentos en que es necesario relajarse y recargar energía.

Sin embargo, no hay que olvidar una de las fuentes más importantes de entretenimiento: la cultura. Si bien en un punto pueden parecer conceptos paralelos, ambas ideas están más relacionadas de lo que se podría suponer.

El amplio concepto de ‘cultura’

Definir ‘cultura’ puede resultar bastante complejo, sobre todo por la cantidad de aspectos que abarca este concepto. Casi podríamos concebirlo como un concepto paraguas, bajo el cual se refugian diversas facetas de una sociedad y su comportamiento.

Si buscamos una forma sencilla de explicar qué se denomina cultura, podríamos decir que se trata de creencias, conocimientos, costumbres, hábitos y normas de una sociedad. Como miembros de la misma, los individuos adquieren estas conductas y creencias, lo que define tanto su identidad individual como grupal.

Aspectos considerados como culturales

La forma en que los miembros de una sociedad se comportan, cómo reaccionan ante determinadas situaciones, la relevancia que le brindan a ciertos aspectos por sobre otros; todos estas facetas de un grupo humano están incluidas en lo que se entiende por cultura.

Igualmente importante es la gastronomía, un elemento crucial en cualquier cultura, y no hace falta mencionar su rol en el ámbito turístico. Así también podemos destacar el arte: las creaciones musicales, cinematográficas, literarias y esculturales aportan a la construcción de la identidad de una sociedad. Y, simultáneamente, son una fuente incesante de entretenimiento.

La cultura y su lazo con el entretenimiento

Es innegable la importancia de la cultura y su preservación para cualquier sociedad. Por esta razón, hay considerables inversiones por parte de los gobiernos e instituciones para difundir la cultura, promoverla y mantenerla con vida.

Una de las formas más eficaces para avivarla y difundirla es el entretenimiento. Y si bien las formas de entretenerse actualmente son infinitas y existe una gran parte de la población con una visión apocalíptica (como diría el reconocido escritor y filósofo Umberto Eco) sobre la supervivencia de la cultura, estas dos ideas pueden potenciarse mutuamente.

Esto explicaría por qué aún existen los museos, o por qué la música es un elemento esencial en toda sociedad, además del cine y la literatura, que se mantienen con vida aún con los cambios que caracterizan nuestro mundo actual.

La cultura es flexible: los cambios no son el enemigo

Los avances tecnológicos expandieron el abanico de posibilidades para entretenerse: ver series o películas en cualquier momento desde nuestro móvil, jugar a juegos con jackpot desde nuestras casas o a videojuegos en simultáneo con usuarios de otro lado del mundo.

Esto no significa la muerte de la cultura ni mucho menos. Por el contrario, para sobrevivir la cultura debe ser flexible. Y sin ir más lejos, todos estos cambios e innovaciones que caracterizan nuestra época son parte justamente de nuestra cultura.

Y es que, como decían los antiguos griegos, el secreto está en el equilibrio.

Comparte este artículo