Bioparc Valencia cuenta con dos nuevos atractivos en el parque

Bioparc Valencia

Bioparc Valencia, uno de los diez mejores parques de animales del mundo, ofrece dos nuevos atractivos, una nueva cría de la bellísima gacela Mhorr y dos ejemplares de Tortuga gigante de Aldabra. Dos destacadas novedades que se encuentran en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Las dos se han incluido en los atractivos recintos multiespecie del parque valenciano, en la zona de la Sabana y en la isla de Madagascar.

La tortuga gigante de Aldabra (Aldabrachelys gigantea) es originaria del atolón del que recibe el nombre en el archipiélago de las Seychelles y ha sido introducida por el hombre en otras exóticas islas del océano Índico como Zanzíbar, Reunión o Mauricio. Se trata de la segunda tortuga más grande del mundo que puede llegar a pesar hasta 250 kg los machos y 150 kg las hembras. Es característico el color oscuro de su caparazón en forma de cúpula, sus extremidades son cortas y robustas para poder soportar el peso del animal. Su cuello es desproporcionadamente largo para poder alcanzar los alimentos, básicamente hierbas y tallos leñosos de arboles. Tanto su cuello como sus extremidades están recubiertas por escamas osificadas. Suelen vivir hasta los 165 años y su madurez sexual viene condicionada por su tamaño más que por su edad.

Los dos ejemplares son un macho y una hembra de 76 y 85 kilos respectivamente, que llegaron hace unos meses del Krokodille zoo (Dinamarca). Ahora, tras el periodo de aclimatación, ya pueden contemplarse con diferentes especies de lémures en el recinto que recrea los bosques de la isla de Madagascar.

Por otra parte, hace unas semanas, el equipo técnico de Bioparc Valencia recibía con gran satisfacción un nuevo nacimiento de gacela Mhorr (Nanger dama mhorr) incluida como “críticamente amenazada” de extinción en la lista roja de la UICN. Es la segunda cría nacida este año en Bioparc dentro del Programa conservación internacional de esta especie de gacela que llegó a estar extinta. Se está salvando de desaparecer gracias al esfuerzo coordinado de diferentes instituciones, que incluso han dado el paso de que “vuelva” a su hábitat, con varias acciones de reintroducción en diferentes zonas del norte de África.

Desde hace unos días ya podemos ver a esta cría jugueteando junto al resto de miembros de su manada. Un motivo de esperanza para esta especie, que se ha convertido en icono de la preservación y de la lucha contra la pérdida de biodiversidad.

¡Síguenos en Facebook y Twitter para mantenerte al día!