Beneficios de pedir un préstamo para tu negocio

pedir prestamo

El hecho de pedir un préstamo para tu negocio puede resultar un poco incomodo. Y si es la primera vez, lo ideal es pedir un microcrédito para comenzar, de forma que podamos afrontarlo sin problemas y que nos sirva para dar al proyecto ese empujón que necesita para arrancar.

Todo emprendimiento tiene distintas fases, sus pasos iniciales son algunos de los más duros, pero tomando acciones inteligentes en el momento oportuno pueden marcar la diferencia en el largo plazo.

Un microcrédito para crecer

Los créditos empresariales te brindarán mayor efectivo que un crédito personal, ya que están destinados a costear proyectos muy ambiciosos, además de brindarte más tiempo para poder pagar tu deuda.

Cuando no cuentas con un empujón económico fuerte, estos proyectos son difíciles de realizar y la opción de solicitar microcréditos te puede ayudar a llevarlos a cabo.

Un préstamo no es como puede creerse, sinónimo directo de deuda, sino más bien una oportunidad para optimizar la salud financiera de la vida profesional de tu negocio y así expandirlo hacia horizontes más felices.

He aquí algunas de las ventajas o beneficios de pedir un préstamo para tu negocio:

  1. Exenciones en impuestos

Las pymes que logran obtener microcréditos o préstamos comerciales, poseen la ventaja de acceder a las llamadas exenciones, puesto que el porcentaje de ganancias utilizado para pagar el préstamo están exentas de impuestos al momento de pagarlos. Esto solo significa una cosa: dinero que se va acumulando.

Aparte, si el tipo de interés de tu préstamo es fijo, no cambia la tasa de interés, lo que significa que la cantidad de la devolución va a permanecer siendo la misma durante todo el ciclo que dure el préstamo.

Esto otorga flexibilidad en cuanto a planificar y elaborar un presupuesto para tu empresa: siempre sabrás la cantidad exacta que se va a pagar por mes.

  1. Utilizar el dinero con más libertad

Aunque un préstamo de banco lleva consigo el peso del pago de intereses también posee una ventaja en la vida profesional: poder hacer uso del dinero libremente y como desees.

Esto no sucede con algunas otras fuentes de préstamos, como subvenciones o inversiones de capitalistas de riesgo u otras fuentes de capital, además, los bancos y las cooperativas de crédito no tienen derechos a ningún porcentaje de ganancias.

La petición de un préstamo a algún miembro familiar o al algún amigo también resulta una buena opción, puesto que a diferencia del banco pagarás una tasa de interés más baja (o nada de intereses, si la generosidad de tu benefactor es grande).

Y con seguridad también tendrás más flexibilidad con respecto a las cantidades y plazos de pago. Sin embargo, hay que considerar que él pueda querer involucrarse en las actividades cotidianas de tu empresa.

  1. Establecimiento crediticio

Por muchas tarjetas de crédito que tengas, si apenas estás comenzando tu vida profesional como propietario de una pequeña empresa, puedes optar por un microcrédito pues es posible que tu negocio no posea un historial establecido de crédito.

Este constituye otro beneficio del préstamo comercial: establecer y construir tu historial de crédito.

Ya una vez que hayas obtenido el préstamo y construido tu trayectoria crediticia, te será más sencillo obtener tarjetas de crédito corporativas y préstamos futuros adicionales, para así mejorar tu empresa.

  1. Intereses razonables

Probablemente no deseas cometer ningún error en tu vida profesional y aunque a veces puede ser completamente necesario, utilizar tarjetas de crédito con el fin de financiar tu pequeña empresa no es buena idea.

Muchos han caído en esa trampa de las deudas por la utilización de tarjetas de crédito.

Éstas, por lo general cobran una tasa de interés bastante más alta que un préstamo de banco, pero de esta forma, pagar tu deuda será mucho más complicado y difícil.

Esto es algo a tomar en consideración en tu vida profesional antes de ir por tu cartera… tal vez en lugar de esto, lo mejor será pedir un microcrédito o rellenar una solicitud de préstamo.

  1. Organización adecuada

Otro beneficio de un préstamo para tu negocio es que te obligará a organizarte en tu vida profesional, pues deberás desarrollar un plan de negocios lo bastante concreto y una declaración bien organizada; porque estos serán documentos que un prestamista va a querer revisar.

Además, de tener que considerar las respuestas a un determinado número de preguntas sobre cualquier circunstancia que pudiera surgir.

Esta organización te permitirá detenerte a reflexionar acerca de tus estrategias a largo plazo, así como también sobre la forma en que serás capaz de resolver los problemas que se te presenten.

Esto quizá pueda parecer bastante abrumador o tedioso, pero verás que, a largo plazo, esto no solo aumentará las probabilidades de obtener el préstamo o microcrédito, sino que además también proporcionará una más fuerte base a tu pequeño emprendimiento o empresa.

  1. Crecimiento empresarial

Hay una frase que puede sonar cliché, pero que es cierta: muchas veces debes gastar dinero para ganar dinero. Es imposible esperar generar ganancias si no se puede contratar al personal adecuado para satisfacer las demandas de los clientes.

No podrás ser capaz de expandir tu vida profesional y tu negocio si trabajas en un pequeño espacio que no te permitirá trabajar con la eficacia necesaria.

Además, cuando las empresas navegan en mercados nuevos es muy común que tengan que enfrentarse a ciclos de cobros mucho más largos a causa de los productos o los servicios que ofrecen.

Esto dará como resultado el ofrecimiento en términos más favorables a los clientes para así lograr entrar de manera más adecuada en el mercado, así pues, la obtención de dinero de un crédito o microcrédito puede ayudar a la superación de este período de desfasaje financiero.

Si no inviertes en una planificación de marketing, la única opción será confiar en las recomendaciones y en las redes sociales lo cual no es demasiado ventajoso para el crecimiento de tu negocio. Así que la posibilidad de hacer que crezca tu negocio es sin duda la mayor ventaja de obtener un préstamo comercial.

El éxito de tu vida profesional

Todas las anteriores son las ventajas o beneficios más importantes que puede significar para tu empresa y tu vida profesional, tener un crédito o microcrédito comercial.

Considerarlas, es determinante para saber si el préstamo es lo más adecuado para tu empresa, y si es que ya estás listo para dar el gran paso de hacer crecer tu naciente negocio.

Los múltiples aspectos para comenzar pueden ser bastante costosos, así que la opción más razonable puede ser solicitar el crédito en vez de agotar tus ahorros para hacer crecer tu empresa

Ciertamente no es nada atrayente la idea de tener deudas que impliquen un préstamo comercial, pero lo que se obtiene a cambio compensa con creces el interés pagado. Inclusive, en muchos de los casos, es posible terminar pagando el crédito mucho antes de lo planificado.

Esto no solo ayudará al crecimiento de tu vida profesional y de tu cartera sino también tu historial de crédito, en el caso de que necesites otro préstamo en un futuro. Los créditos y microcréditos empresariales te otorgarán mayor monto de efectivo, precisamente porque están destinados al coste de proyectos con precios altos.

¡Síguenos en Facebook y Twitter para mantenerte al día!